Cadena perpetua ¿Bastará?

Pues mira Mercè, yo estoy dudando entre la cadena perpetua o la pena de muerte.

Porque la cadena perpetua con revisiones ya existe en el reino, con condenas de 73 años, 243 años425 años. Así que de revisiones nada de nada. Que se pudran en el agujero.

Pero por otro lado desbordaríamos nuestro sistema penitenciario y nuestros bolsillos. Porque como los que tienen dinero acostumbran a librarse de las condenas, se nos llenarían las prisiones de pobres, moros, gitanos y toda esa chusma. Eso de darles techo y comida, tele, cursos de manualidades, pagarles la carrera que quieran… no, no me gusta.

Además, un tipo de 30 años puede entrar a prisión con una condena de 40. Eso quiere decir que saldría de la cárcel a los 70, totalmente "reinsertado" en nuestra sociedad. Pero ¿qué gana la sociedad? Puede tener artritis que le impida comer por sus propios medios. Puede sufrir de incontinencia urinaria y necesitar pañales para adulto. Puede sufrir de cataratas o necesitar diálisis cada dos o tres días. En fin, ése criminal, con la edad, se convertiría en una de nuestras pesadillas económicas. No, mejor la pena de muerte.

Aunque pensándolo bien, con una muerte rápida no pagarían el dolor que han causado. Sería conveniente volver a legalizar la tortura. Lo que me gusta de la cadena perpetua es que esos desechos humanos pierden toda esperanza de volver a la libertad. Así que de facto se convierte en una pena de muerte psicológica y social. Es atractivo ¿no?

Que la cadena perpetua evita la reincidencia de los asesinos y violadores que salen tras cumplir su pena es cierto, porque no salen. Y también evitaría errores judiciales como en el reciente caso de la niña de Huelva. Claro que se podrían cometer otros, pero tan pequeños que no vale la pena incidir en ellos, como el del negro violador o el del hispano asesino.

Pero es un pequeño precio a pagar, ya que todos sabemos que todos los informes de investigadores criminológicos, psicólogos, sociólogos y juristas que señalan que el endurecimiento de la sanción penal no es un factor que influya en la disminución de la tasa de delincuencia, son falsos. Que es mentira que la mayor permanencia en prisión y las normas de régimen penitenciario más severas no tienen efecto disuasorio. Que los estudios psicológicos y sociológicos que afirman que casi ningún recluso de larga duración reincide son informes pagados por la mafia buenista y progresí. Esos que ponen el grito en el cielo cuando se etiqueta de enfermos a los maricones y sin embargo les cuelgan la misma etiqueta a los sociópatas no reinsertables.

¿Cómo se les ocurre pensar que los fines políticos de la encarcelación de una persona son la "rehabilitación", la "reeducación" y la "reinserción" social, por mucho que lo diga su sacrosanta Constitución? Y aunque así fuera, ¿desde cuándo los derechos son para todos? Sólo son para los buenos, para nosotros, para los que cumplimos las reglas. Y además, ¡dejar vegetar seres humanos en condiciones deplorables es un derecho de toda sociedad civilizada!

Y aunque cada cierto tiempo vemos casos de personas que ya están reinsertadas a las que les llega la orden de ingreso en prisión por un delito menor cometido hace años, o las estadísticas señalan que existen miles de otros casos que nunca han salido ni  serán publicitados en los medios para los que nuestro sistema sí funciona, o que no sea cierto que el índice de criminalidad se haya disparado, lo que hay que considerar es el caso mediático, el demagógico, el que despierta nuestros bajos instintos y nos hace clamar venganza. ¡Y además sale por televisión!

¿Son necesarios los derechos individuales, las garantías y la justicia social? ¡Para nada! Las leyes penales deben decidirse a golpe de dolor personal. Cuando somos víctimas de un delito no queremos intentar solucionar los problemas abordando las causas que los originan. Queremos venganza, queremos CADENA PERPETUA con mayúsculas, queremos que se pudran en la cárcel y que su estancia en ella sea un auténtico calvario.

Aunque bien mirado, si la única función de la cárcel es castigar, ¿por qué no admitir ese otro castigo?. Si damos por hecho que la cárcel no sirve para reinsertar sino que su función es castigar, no sé qué motivo habría para no admitir la pena de muerte. Total, si esa escoria no va a cambiar, mejor nos deshacemos de ella. La sociedad está dispuesta a pagar errores como el del negro filicida.

Que Robert Hare, experto en psicología criminal, dijera: "No puedo devolver la conciencia al que no la tiene, ni puedo conseguir que un individuo que no conoce la compasión sea compasivo, ni puedo conseguir que un cerebro que no conoce la empatía pueda situarse en el lugar de los demás", nos da derecho a todos nosotros a pasarnos la compasión, la conciencia y la empatía por el culo.




La noticia antisionista:
Netanyahu cree que los inmigrantes dañan la existencia de Israel
El primer ministro israelí considera que los inmigrantes amenazan con llevar al país al Tercer Mundo.

8 comentarios:

McShuibhne ha dit...

Es cierto, ni la cadena perpetua ni la pena de muerte rebajan los índices de criminalidad, aunque también es cierto que el sistema de reinserción social en España es bastante deficiente, por no hablar de los prejuicios morales de una sociedad imposibilitada para readmitir a individuos que han sido condenados por algún delito y y rehabilitados para socializarse.

Para abordar en serio un debate sobre la cadena perpetua, lo primero que habría que tener es un sistema justo que juzgase con equidad a un chaval vasco que quema un contenedor y a un nazi madrileño que quema a una indigente; o a un ladrón de gallinas en paro y a un ladrón con cargo político en las calles Génova y Ferraz.

Mientras, todo son pamplinas para despistarnos de lo importante.

Me ha gustado el post.

Saludos.

XARBET ha dit...

Un post un poco espeso, porque mezclas algunos conceptos, e incluso a veces no puedo saber si hablas en serio o en broma. Para mi, hay cosas importantes y cosas que los medios nos quieren hacer ver que son importantes. Ahora han abierto una polémica sobre la pena de muerte, cuando es algo que importa a muy poca gente. La mayoria está en contra de acuerdo con los parámetros occidentales. Punto. El sacar este debate ahora es cuando menos banal. A mi lo que me preocupa es la actividad de los "vengadores de la patria", que por lo visto no tienen nada mejor que hacer, que impedir por todos los medios la convivencia.

Anna ha dit...

Gracias por la visita Mc, ¡ahora tengo complejo de mandona!
¿Puedes señalarme algún debate serio en la historia de la "democracia" del reino? Porque yo no tengo constancia de ninguno. Y mientras, absorbiendo los efluvios políticos y mediáticos, nuevas generaciones de súbditos se convencen de que estamos en un estado de derecho.

Encantada de verte por aquí Xarbet.
Este post es una respuesta al de Mercè y está escrito en ese estado de mala uva que me entra cuando me indigno, así que no me extraña que lo encuentres espeso. Pero eso de no saber si hablo en broma o en serio no te lo perdono. Porque la polémica puede ser importante o no, el momento puede ser oportuno o no, el debate puede ser banal o no, pero va de la mano con la actividad de los vengadores de la patria, con el avance del fascismo, el recorte de libertades y el desprecio por los derechos humanos. Y yo no estoy tan segura de que la mayoría esté en contra.

(Aún estoy irritada... grrrr)

Tirita ha dit...

O mejor, como saben hacerlo los americanos, meterlo en la cárcel condenado a ser ejecutado, tenerlo durante 30 años en el filo de la navaja entre retrasos, apelaciones, peticiones de indulto o de revosión del juicio, sabiendo que en cualquier momento te electrocutan o te inyectan veneno, y cuando tienes 70 años, como hicieron no hace mucho con en preso paralítico e inválido ya, asesinarlo.
O si no, hacerlo con un menor de edad, meterlo en prisión y ejecutarlo cuando ya tiene 40 años.
O con un enfermo mental.
Si es que para condenas y prisiones, tenemos maestros a los que seguimos paso a paso. EEUU.
Poco falta para que privaticen el "servicio" de prisiones, y quien se ocupen sean las empresas privadas.

Anna ha dit...

Lo que más me apena es que la mayoría de la gente que argumenta a favor de la cadena perpetua lo hace siguiendo el espíritu de Susanita

BLOG de MiGUeL ha dit...

Dijiste: "se nos llenarían las prisiones de pobres, moros, gitanos y toda esa chusma".
¿ERES UNA JAPUTA RACISTA?

Anna ha dit...

Buenos días Miguel.

Veo que vienes del blog de Mercè. Espero que no te hayas quedado en esa frase y hayas leído hasta el final. Y que leyeras también el debate que tuvimos en su blog.

Este post está escrito recogiendo todos los argumentos que normalmente se dan a favor de la cadena perpetua (como los que da ella) y la pena de muerte (que ella no defiende, pero que yo añado). Ése que citas seguro que lo has oído y leído más veces, sólo tienes que entrar en los comentarios de Libertad Digital, Intereconomía, foros falangistas y similares.

Por lo que veo no he sabido manejar suficientemente bien la ironía... Mea culpa.

Nynaeve ha dit...

@BLOG de MiGUeL dijo:

"Dijiste: "se nos llenarían las prisiones de pobres, moros, gitanos y toda esa chusma".
¿ERES UNA JAPUTA RACISTA?"

__________________________________

Y yo digo que obviamente o no ha sabido captar la ironía del post o no se lo ha leído hasta el final...