"Incluso los terroristas"

Sigo dándole vueltas a mi contradicción.

Me gustaría recordar esta noticia. Es de julio de 2006 y la negrita es mía:


[Garzón] señaló que tomar esta medida sin saber si el encuentro tendrá contenido delictivo sería "una resolución de contenido político" y no judicial. [...]

En este sentido, el magistrado dice que no puede actuar "preventivamente", porque de hacerlo así "el juez se convertiría en una especie de controlador de la acción política de un partido democrático, acción que sería ilegal por contraria a derecho, al exceder de las facultades jurisdiccionales de aquél".[...]

Así, el juez concluye que el auto de suspensión de actividades "no puede extenderse a la prohibición de hablar o exponer ideas que, a priori, no se sabe si tendrán contenido delictivo o no", porque eso conduciría a una "resolución de contenido político, que es lo que quizás inconscientemente se reclama del Juzgado".
"La responsabilidad política discurre por fuera de los márgenes de la acción judicial, que debe contraerse a la persecución, averiguación y sanción de los delitos cometidos", dice Garzón, que agrega que la Justicia "no debe ir más allá, imaginando contenidos que no se han producido".

Y ahora me gustaría fijarme en esta otra noticia de hoy mismo:


Barrena no podrá tomar parte en "reuniones, manifestaciones, actos públicos o formación de grupos, coaliciones o partidos políticos de características idénticas o cualitativamente similares" a aquellas que motivaron su "imputación criminal".

En el reino no hay presos políticos, sólo hay presos por hacer política. Se les encierra sin haber demostrado su participación en actos violentos ni su incitación a los mismos y es una espiral creciente.

No hace ni cuatro meses que empecé a escribir en este, mi primer blog. El culpable fue Jabiero, que me lo sugirió harto de mis preguntas y de mi ignorancia. Y nunca se lo agradeceré lo bastante.

Cuanto más leo y más medito sobre los hechos que nos llegan desde falsimedia (y no hablo ya si dedico un mínimo de tiempo y esfuerzo a los hechos que NO nos llegan), más me reafirmo en que el estado español apesta. Por mucho que sus cloacas se hundan en las profundidades de la tierra, el olor a inmundicia que desprenden es irrespirable.

En algunas de las entradas de este blog dejo constancia de lo que opino de la constitución del reino, de su tribunal especial llamado Audiencia Nacional, de sus políticas ilegales que sistematizan la tortura, de sus leyes de excepción, de su censura, de su manipulación de lo que es un estado de derecho en democracia, de sus recortes de libertades, de su legitimación del derecho penal del enemigo, de su cadena perpetua encubierta  y del estupendo trabajo que realizan los bien pagados medios de desinformación, entre otros temas.

Este estado sólo se preocupa de dos cosas: de mantener la unidad territorial del reino y de conservar los privilegios de la casta. Perpetuarse a cualquier precio.

Yo quiero que el estado acabe con sus violaciones de los derechos humanos, civiles y políticos. Y puedo y debo exigírselo, al igual que ellos pueden y deben exigírmelo a mí. Pero cada vez estoy más convencida de que esto no pasará.

Yo quiero que ETA abandone su lucha armada. No puedo exigírselo, pero puedo rogárselo. Y la verdad es que aquí es donde mantengo una lucha conmigo misma.


No pude acercarme a Bilbo al bakea&blogs que Lokarri organizó ayer. Sí lo hicieron Iker y picapiedra, y en sus blogs se pueden leer sus impresiones al respecto. Lo que sí hice fue seguirlo en directo:



Los que tienen la sartén por el mango, el ejército, las leyes, el dinero, los sicarios, el "aparato", han excluido categóricamente toda salida negociada y tienen la "derrota de ETA" como única meta. Y si bien ETA tiene toda la responsabilidad legal y moral por las víctimas que causa, ¿dónde queda la responsabilidad política de quienes han descartado un proceso de paz y apuestan por la represión?

Me gustaría que Lokarri fuese más claro a ese respecto y que también condenase de forma expresa y tajante cada vulneración de nuestros derechos democráticos.


¿En qué se sostiene el Derecho Penal del Enemigo (DPE)?
Parte de un hecho que pone los pelos de punta: consideran que el ser humano no es por sí mismo persona. Así que establecen una distinción entrepersonas y aquellas que son sólo individuos (no-personas). Y qué es la persona para los defensores de este tipo de Derecho Penal: alguien que acepta las normas y los dictados del Estado, y en la medida que no subvierte ni pretende subvertir, poner en peligro, el sistema establecido es considerado ciudadano.Quienes no asumen el status quo son considerados peligrosos, y por tanto no ciudadanos, individuos. Su peligrosidad permanente y previa los convierte en enemigos; su reincidencia; su negativa a la resocialización; el plan previo -incluso desde el mismo momento del nacimiento dado que convive con individuos que ponen en tela de juicio el sistema- les sitúa como sujetos peligrosos. La Ley de Vagos y Maleantes, o la Ley de Peligrosidad Social, la Ley franquista Contra la Masonería y el Comunismo, son buenos ejemplos de lo que se expone (todas ellas leyes franquistas). En la actualidad, la Ley de Partidos Políticos, el Pacto Antiterrorista, la ley para el cumplimiento íntegro de las penas, el propio Código Penal en su artículo 507 y en las modificiaciones posteriores (todas ellas promulgadas en “democracia”).
Se llega de este modo a que haya dos tipos de normas penales, un Derecho Penal del ciudadano y un Derecho Penal del enemigo. Uno se le aplica alciudadano que, debido a su naturaleza imperfecta -no podría ser de otro modo, menos mal- puede llegar a delinquir, pero no por ello pone en tela de juicio el sistema, así que se le aplica el Derecho penal del ciudadano. Sin embargo el “enemigo” lo es en tanto que no acepta el status quo, y pretende modificarlo, derrocarlo y derrotarlo. Su peligrosidad es absoluta, y como tal enemigo es preciso “eliminarlo”, expulsarlo de la ciudad, y desde luego en ningún caso aplicarle el Derecho penal del ciudadano ya que no se le considera como tal. El “enemigo” es alguien que “se encuentra fuera del sistema y al que no piensa regresar” –a este sistema impuesto, claro- y por ello no se puede beneficiar de un Derecho que no le corresponde, careciendo por ello de las garantías y beneficios que sí tienen los ciudadanos (aunque sean delincuentes). De este modo se violan garantías y derechos sin que por ello haya reproche alguno por parte de la población, pues ya se ha blindado idelógicamente al caracterizar al reo como “enemigo” y haber sido asumido acríticamente por la inmensa mayoría.
El DPE se puede asemejar a un estado de excepción, a un cuasi estado de guerra, pues es la consecuencia lógica en la medida en que se combaten “enemigos”, con quienes no es preciso tener contemplación alguna, ya que están al margen del Derecho “por propia voluntad” y de “manera reiterada”. La coartada es el “terrorismo” internacional o interno, el “narcotráfico”, las “organizaciones de pederastas”, el “tráfico de personas” y de “órganos humanos”, y todo tipo de “criminalidad” organizada. De este modo se va concienciando lentamente a una población desinformada y muy dada a las respuestas emocionales para que acepten las medidas especiales, las reformas de los códigos penales, y las sentencias desproporcionadas e injustas. Nadie discutirá que se apliquen medidas excepcionales, pues todos parten del hecho de que ellos no cometerían jamás tales delitos y acaban con el consabido “se lo tiene merecido”. La muestra más clara de cómo esta conciencia se va extendiendo se encuentra en las declaraciones de miembros del CGPJ que abogan por la modificación del sistema penal y alaban sin ambigüedades el establecimiento de la cadena perpetua.

6 comentarios:

picapiedra ha dit...

En la aplicación del Derecho Penal del Enemigo, el Estado se asemeja a una fiera con sed de venganza y cualquier atisbo de Estado de Derecho queda automáticamente descartado pasándose a la conformación de un Estado de Excepción.

pasandodelalinea ha dit...

Cuando uno se da cuenta, que el poder, (incluso autorizado por una masa de votantes cuya voluntad, conocimiento y emociones se ha manipulado a voluntad)cuando invade, bombardea, mata, tortura, niega derechos, priva de libertad arbitrariamente, miente, esconde pruebas, crea bandas parapoliciales, inventa pruebas para invadir paises,niega la libertad de los pueblos, impide la expresión de la gente en las urnas via referéndum, sostniene todas las negaciones en base a su poder armado, se convierte en "terrorista" (hablando en su lenguaje), o sea, se convierte en una banda. Banda secundada por muchos votantes, sean americanos, israelís o españoles. Pero una banda.
Y cuando piensas que contra esa banda (el poder, un estado, unos grupos/partidos que disponen de armas) actúa otra banda, de manera violenta. Piensas que son dos bandas. Una actuando contra otra. Incluso un individuo rebelde y no un grupo, es un individuo contra una banda. Cuando piensas eso te estremeces. porque ese cuento que nos han vendido de que quien atenta contra el poder atenta "contra todos nosotros" es un cuento chino.
Cuando más claro quedó fue con la resistencia iraquí (la misma que los EEUU llamaban terroristas, y los españoles "resistencia" o "insuregencia"). Estos mataban soldados de USA a bombazos, y cuanto más nos contaba el gobierno de entonces, (PP) u EEUU, que eran terroristas, yo no podía menos que contemplar dos bandas. ambas atacandose, y la segunda para conservar sus derechos. Al fin y al cabo había sido invadida y suprimida su soberanía. SU libertad de organizarse libremente como iraquis.
Entonces es cuando quizás, todo te da vueltas. El bueno, ya no es bueno, el mal ya no es "el Mal".
Un lío.
Estos mismos del gobierno PSOE (da igual que fuera el PP) son los mismos que alaban que los republicanos mataran por "LA Libertad" y por "La soberanía del pueblo". O sea, defendíann y defienden el uso de la violencia para defener "Su Libertad"
Hoy la pisan y llaman terroristas a los que atentan contra ellos.

pasandodelalinea ha dit...

Con respecto a lo del "Derecho Penal del Enemigo", me parecieron significativas estas declaraciones (políticamente correctas) de la que se supone que es la asociación de jueces "progresista" acerca de los visos de parcialidad de la jueza Murillo ante Otegi.
La asociación Jueces para la Democracia (JpD) ha cuestionado as "formas" de la magistrada. Su portavoz, Miguel Ángel Gimeno, ha dicho que "tenemos que guardar unas formas incluso cuando estamos delante de personas con las que no compartimos absolutamente nada", ya que, de lo contrario, "nos deslegitimamos nosotros", en referencia a los jueces.
, bien, me fijé en la expresión "con las que no compartimos absolutamente nada". ¿Cómo?.
¿Desde cuando un juez comparte algo con quienn es juzgado?
Si eso lo está diciendo un Juez, está dejando entrever que hay justiciables con quien comparte cosas. Peligroso. ¿Les juzgará como a compinches?
¿Qué es lo que comparte un juez con un acusado? Nada. No debería compartir nada. Juzga a un número, a un cualquiera.
Aquí se ve el subconsciente de los jueces, aparentemente van de justos, en el fondo no juzgan imparcialmente, piensan que comparten algo con determinados acusados, con otros no comparten nada, con otros a medias.
Es un detelle sin importancia, porque en la sociedad está instalado el "se lo merecen" aunque ni siquiera se sepa qué han hecho, o si antes de ser juzgados ya son culpables, o "seguramente culpables.
para con quien " no compartimos nada" ya está instalado que "¡Como los vamos a dar los mismos derechos!!?
Una carta de uno del PP hace poco que se quejaba de que pudieran ser objeto de escuchas por el SITEL , por la policía , venía a decir "no se nos puede tratar como a terroristas o narcotraficantes!!"
¿A no?
¿A ellos o a los supuestos sí se les puede tratar de otra manera que a tí?
¿Al acusado si eres tú no se le puede investigar ni espiar pèro a otros si?
Pedir garantías para uno, pero que esas garantías no sean iguales para todos (no para esa calaña) es el principio de un régimen protonazi. Que establece dos tipos de justiciables, arios y judíos.

Anna ha dit...

Y la mayoría de nosotros asistimos indeferentes, porque sólo pretendemos vivir una vida tranquila y sin problemas, porque nosotros somos "los buenos", los que no tenemos nada que temer porque "no hemos hecho nada"... Cuando abres los ojos a estas cosas tienes la sensación de vivir en una distopía y te sientes tan impotente...
Gracias por vuestra visita. No estar sola en estos temas ayuda mucho :)

XARBET ha dit...

Anna, es muy dificil contestar a tus post sin hacer otro post, metes tanta leña en el fuego que no hay quien se acerque a al fogata. En primer lugar, condenar la violencia como sistema y como represión. Es lo que hacen tanto ETA como el estado. Las cárceles, comisarias y dependencias judiciales deberian ser un dechado de transparencia y honorabilidad y respeto, y no lo son. Con la materia prima de que parten (guardias civiles), no creo que lo consigan nunca. Y ETA deberia saber ya que con la violencia no va a solucionar nada.
El derecho penal del enemigo, me ha sonado demasiado a la figura de "desafecto al régimen", que los mas jovenes no habeis vivido, pero que era una figura bien viva y coleando durante la dictadura.

Anna ha dit...

Xarbet, hay tantas cosas de la dictadura vivitas y coleando...
Yo no pienso "pasar página" :)