Pluralidad lingüística: castellano y español


En enero de 1994 (dentro de dos semanas se cumplirán 16 años, ¡16!) se reformó mínimamente el reglamento del Senado para constituir una Comisión General de las Autonomías, que supuestamente iba a servir de ensayo para hacer del Senado una "cámara de representación autonómica". Esta Comisión nació en pleno debate sobre el uso de las lenguas oficiales del reino en el Senado, reclamado por CiU. Dicho debate se ha venido repitiendo en 199619992000200220032004200520072008 y 2009, y siempre con el mismo resultado: en el reino las lenguas son una rémora y únicamente se reconoce como propia el castellano. 

De su uso en el Congreso mejor no hablar.

¿Qué medidas se han adoptado institucionalmente al respecto de la pluralidad de lenguas oficiales del estado? Pues una de las poquísimas fue crear en julio del 2007 el Consejo de las Lenguas Oficiales en la Administración General del Estado, apoyado por una Oficina para las Lenguas Oficiales, entre cuyas funciones se encuentra "realizar el seguimiento anual acerca del grado de cumplimiento del uso de las lenguas oficiales por parte de la Administración General del Estado y sus organismos públicos".


¿Qué ha hecho el Consejo en estos dos años y medio? Nada. Cualquiera se puede pasar por la página oficial y comprobar su calendario de reuniones. Desesperante. O ir al apartado de documentación y ver que únicamente constan los informes enviados por el reino al Consejo de Europa sobre el cumplimiento de la Carta Europea de Lenguas Regionales o Minoritarias (el 1º del año 2000 y 2º del 2006), pero no los enviados por el Consejo de Europa al reino (el 1º del año 2005 y el 2º del 2008). Sólo aparece una hojilla con la recomendación final del Consejo de Ministros de 2005. Ni han tenido la vergüenza de colgar la última.

La carta fue ratificada por España en 1992, comprometiéndonos al máximo en todos los puntos contemplados, aún cuando era aceptable fijar unos mínimos menos ambiciosos. Por desgracia su incumplimiento no puede ser denunciado por la vía judicial, así que no hay peligro de sanciones. Me queda el consuelo de que los informes del Comité de Expertos del Consejo de Europa son para sacarles los colores. No me extraña que, aunque se supone que están obligados a hacerlo, no los publiciten.

Por ejemplo, en el 2º informe el gobierno español nos cuenta que:
- las competencias en política lingüística la tienen las comunidades correspondientes (así que él no tiene que hacer nada)
- la realidad lingüística del reino es muy compleja, con 20 millones de personas bilingües y por eso cuesta entenderla en Europa (en el reino no, el reino la entiende muy bien)
- el primer informe recibido era impreciso (cómo no, siempre se equivocan los demás)
- hemos trabajado como titanes ¡si hasta hemos enmendado el Reglamento del Senado para permitir la introducción gradual de lenguas cooficiales en los debates parlamentarios! (...)
A esto el Comité de Expertos en su 2º informe contesta que:
- las competencias en política lingüística la tienen las comunidades correspondientes, pero el gobierno estatal que firmó la carta tiene la responsabilidad final de velar por su aplicación, aplicación que necesita medidas a nivel estatal para cuestiones que entran en su ámbito de competencia
- la realidad es muy compleja, pero más complejo es leer un informe que se limita a recoger lo que aportan las comunidades por libre, sin ninguna coherencia entre ellas y sin trabajo en común, y en el que el reino no aporta la información que le fue reclamada en el primer informe; además lo entregó tarde y retrasó nuestro trabajo
De verdad que el rapapolvo es monumental. Si no se desea leer el informe entero puede pasarse directamente a la página 147, conclusiones y propuestas, para hacerse una idea de la situación. Como muestra un botón (bueno, dos):






Y mientras tanto:







2 comentarios:

nynaevesedai ha dit...

Pero luego... en la mass media "nacional", medios preferidos por los gobiernos, no hacen más que sacar noticias de que se le exige a Europa que reconozca nuestras "otras lenguas oficiales"... (digo en el parlamento europeo)...

¿No sería mejor empezar la casa por los cimientos y no por el tejado? O es que mejor vender humo y así tapamos nuestras propias miserias...

Anna ha dit...

Bueno, es que algo tienen que vender. Como el tema de la "Igualdad" que piensan hacer estrella de la presidencia española de la UE. Igual se creen que podemos enseñarles algo a estas alturas...